6 ene. 2009

El Principio


Siempre he sido una niña gordita. Yo era feliz, no me daba cuenta pero me daba atracones diarios, aparte de las 3 comidas principales comía todo tipo de dulces, chocolates, salchichas con pan, queso...en fin de todo.

Y segui engordando y comiendo hasta que entré en el instituto, de repente se me abrió una nueva realida, una realidad donde yo no encajaba.
Empecé a retraerme, a encerrarme en mi mundo, pues el mundo real era demasiado cruel conmigo, ¿Cual era el problema? El problema era yo!! Tenia grasa por todas partes.

Fui muy progresivamente eliminando las comidas que me eran posibles, por ejemplo el almuerzo y la merienda, pues los hacia fuera de casa, pero siempre tenia atracones y ataques de ansiedad que lo estropeaban todo.

Un día mirando un blog pro-ana y pro-mia (no es que sea partidaria de este movimiento, simplemente me gusta mirarlos) vi todo un manual sobre como tratar con mia, en ese momento me pareció el mejor invento que podía existir, comer todo lo que quieras sin engordar ni un solo gramo, era genial!!

Las primeras veces me costó mucho vomitar, incluso estaba horas para conseguirlo, pero poco a poco esto fué cambiando, cada vez era más y más fácil, más y más rápido incluso más y más discreto pues conseguia acallar todos los sonidos que querian salir de mi garganta.

En esta etapa perdí 6 kg, me puse en 55 kg frente a los 61 kg del inicio.
Ahora mismo estoy en los 57, lo sé, doy asco, que le voy a hacer, soy una cerda y de algún modo siempre lo seré, pero mi meta final son los 45 kg y sé que lo voy a lograr.

Me parece que todas las princesas tenemos nuestro propio porqué, son las historias que nos han traido donde estamos y nos han echo ser lo que somos, y estoy segurisima que todas las recordamos como si estuviesen gravados a fuego. Sólo queria contribuir con mi pequeña historia a esto que, queramos o no, ya nos ha unido.